¿Has soñado con vivir en un palacio?

La gente que me gusta

Esta es una historia preciosa de personas y lugares que me gustan. Es el relato de un sueño que se ha hecho realidad. Es un cuento de palacios que han sobrevivido VI siglos gracias a la generosidad de un artista y a la de jóvenes que quieren mejorar el mundo ayudando a otros mientras aprendían a convertir ideas en realidades.

José Mari, nuestro protagonista, lleva toda su vida cuidando de una joya histórica. UnJardín Palacio Jaureguia Irurita palacio en Irurita, en el espectacular Valle de Baztán. Podría ser un museo artístico para disfrutarlo a ratitos, pero su guardián lo ha convertido en un rincón mágico para ser vivido. Labor muy ardua si no se acomete con personas ilusionadas e ilusionantes dispuestas a esculpir sueños.

Un equipo de jóvenes universitarios tenía que acometer un proyecto en el que llegar a transformar una realidad para mejorarla. La profe de innovación les había inoculado el…

Ver la entrada original 178 palabras más

Anuncios

Los niños de Alfdorf

Un domingo de febrero, me encontré conmigo mismo. Ya era tarde y hacia frío, estaba solo y pensativo.

Había ido de visita con la hermana de mi madre, que vive en un pequeño pueblo de Alemania. Me sentía muy bien al estar en familia, justo en medio de un periodo lejos de mi casa. Comer comida de mamá con las recetas de la abuela, las preguntas infinitas de mis primos, las conversaciones con mis tíos y conocer por fin ese país tan frío.

Alemania me sonaba a ingeniería, a sufrimiento, guerras y a que era un lugar con pocas risas. Aun teniendo amigos alemanes y siendo parte de una generación con mucho acceso a información, seguía presente el estereotipo en mi cabeza y andaba por la calle pensando en que no quería romper alguna regla, ni faltar al respeto a su cultura.

Cuando fuimos el domingo a misa, hubo una serie de detalles que me hicieron pensar y encontrar en las personas que habían ahí, cosas muy interesantes. Probablemente no me entere mucho de lo que hablaba el padre en su idioma, pero como estaba comenzando la cuaresma, me había propuesto esforzarme por estar atento en la celebración.

Recordé que había aprendido en la Universidad que un gran porcentaje de lo que transmitimos, no tiene que ver únicamente con lo que sale de nuestras bocas. Y con ese planteamiento trate de encontrar algo interesante:

Predominaba la tercera edad, se veían muy pocas familias jóvenes y contándome a mi, habrían dos o tres entre los 18 y 30 años. Vestían muy elegantes y no se quitaron el abrigo, me sentía entre gente amable, pero no tenían cara de tener muchos amigos.

Pero no todo era seriedad, había un grupo de unos ocho niños, que estaban disfrazados para caracterizar las lecturas y cantar. Eran el centro de atención, sus padres estaban orgullosos, se veían felices y los más viejos (por muy pesada que tuvieran la mirada), no podían evitar sonreír.

Podría pensar que los niños son graciosos porque no saben lo que hacen y su inocencia, al toparse con nuestra experiencia, nos hace ver muchos errores que cometen sin querer.

Pero… ¿Quién puede asegurar que sabe lo que hace? ¿Quién sabe con seguridad a dónde va?

Me pareció ver en esos niños unas ganas inmensas de agradar a sus padres y hacer un buen papel. Muchas veces se sentían muy asustados y pedían ayuda para que les recordaran lo que tenían que hacer. Y también en muchas ocasiones desbordaban alegría y saludaban felices a sus familiares en las gradas, haciéndoles ver que ahí estaban para ellos, porque ellos los habían querido ahí.

Seguramente para esa hora de protagonismo, invirtieron algunas cuantas para ensayar, restando horas al Internet, los videojuegos o la televisión. Algo les habrá costado y era el momento de demostrar que había valido la pena.

Lo que aprendí:

Me pareció encontrar una sencilla y precisamente por eso, una gran similitud con lo que tratamos de hacer quienes creemos en Dios. Pero como creemos que sabemos tantas cosas, dejamos de vivirlo con sencillez y humildad. Se nos olvida que estamos muy lejos de sabernos perfectamente el guión y andamos por la vida queriendo ser nosotros los que dirijamos la obra completa. Nos da vergüenza pedirle ayuda, porque sabemos que le hemos fallado y no hemos tenido cara para pedirle perdón. Nos alegramos cuando nos ve otra gente que hemos conseguido cosas que ellos aun no logran. Y se nos olvida que queremos alegrar a Dios y que fue Él quien nos trajo aquí.

Tal vez no es tan complicado… Hay que saber cual es nuestro papel.

Innovación y Competitividad en una Crisis de Valores

images

El cambio

Ante grandes acontecimientos como la invención de la rueda, la máquina de vapor, el telégrafo, la bombilla eléctrica, la televisión, o el Internet, el ser humano ha reaccionado con nuevas formas de de trabajo y estilos de vida, reorganizando constantemente su dimensión social, para adaptarse al cambio.

El tiempo

Cuando se inventó la rueda, seguramente tuvo que pasar un periodo muy largo de tiempo para que otras civilizaciones implementaran a sus actividades esa herramienta.

El intercambio de conocimiento, no era muy amigable, porque la mejor manera de aprender de otros era en los enfrentamientos o invadiendo y conquistando pueblos, de manera que el que más pueblos conquistaba, mayor conocimiento adquiría y por lo tanto, mayor poder y riqueza.

Ahora las cosas han cambiado bastante. Aunque se sigue buscando el conocimiento, su transmisión entre personas, pueblos y naciones, es considerablemente más rápida. Los medios de información permiten que los avances tecnológicos y las corrientes del pensamiento económico, esté al alcance de todos o casi todos en tan sólo unos instantes.

Innovación y Competitividad

Hoy se habla de la innovación como una necesidad de adaptarse de manera ágil a los cambios del entorno, generando y/o agregando valor a productos, servicios y procesos, para incrementar la competitividad o simplemente para sobrevivir en el mercado.

La innovación nace de las personas y la podemos desarrollar, entrenando nuestra creatividad y nuestra proactividad para llevar a la realidad nuestras ideas con iniciativa y perseverancia.

Por ese motivo hay algunas personas y/o empresas  más innovadoras que otras. Se es más competitivo en la medida que se dirige mejor el esfuerzo, al igual que el atleta corre mejor y más rápido cuando se entrena como una persona y no como una máquina, trabajando varias dimensiones (física, social, espiritual, profesional).

Entender las Dimensiones de la Cultura Innovadora es indispensable para las empresas hoy en día. Una buena comunicación y promover el espíritu emprendedor en la organización, es necesario para seguir generando riqueza.

Hay que hacer una clara descripción de esas dimensiones y dar sentido al trabajo. Gestionar el talento y conocer aquello que mueve a las personas, es una tarea que debe permanecer presente no sólo en el departamento de “Recursos Humanos”.

La crisis de valores

Como vimos antes, el mundo ya está bastante conectado, no hay necesidad de seguir conquistando pueblos para enterarse de las herramientas que utilizan o su manera de gobernar y administrarse. Pero seguimos enfrentando problemas de violencia, drogas, injusticias, corrupción, avaricia, ignorancia, etc.

Seguimos sin tener una vida digna para todos, aun teniendo la facilidad para compartir y promover una buena convivencia.

Nada es eterno en el mundo, nuestra existencia está determinada por el tiempo. Dedicarlo a conquistar pueblos, dinero, fama, placer, con los medios equivocados, como la corrupción, extorsiones, engaños, violencia y todos aquellos que reducen la dignidad y tienen una concepción equivocada de la libertad, no nos va a llevar a ningún lado.

El tiempo y el mundo son para las personas y las personas no estamos en el mundo sólo para pasar el tiempo, sino para crecer y hacer crecer, vivir la alegría del esfuerzo y disfrutar de los frutos de nuestro trabajo.

La competitividad de una empresa, al igual que la de una persona, aumenta al innovar, porque vivir la innovación implica una serie de fracasos que ayudan a crecer aprendiendo y tener una mejor perspectiva ante la toma de nuevas decisiones al enfrentarnos al cambio y los retos en un mundo donde el exceso de información, hace más difícil tener claro cuál es nuestro campo de acción.

Enlaces de interés:

Estudio del Servicio Navarro de Empleo

http://happeninn.es/

La Libertad en la Economía y el rol de la Innovación

IMG_1691

El principal problema de la economía, es que no hacemos mucho por entenderla.

Los problemas

Las personas al nacer, no tenemos ningún problema, ni siquiera cuando se tiene alguna deficiencia física o intelectual. Esto se debe porque en ese momento no tenemos ni conocemos nada, por lo tanto no queremos nada de nadie. Pero aceptamos sin querer, porque la misma vida es nuestra razón de ser.

Cuando nacemos, nosotros somos el problema, porque aunque no tengamos formada una conciencia, alguien es responsable de habernos traído aquí y esa responsabilidad “ha limitado su libertad”.

Creemos que el compromiso reduce nuestras posibilidades, cuando en realidad, quien sabe comprometerse y es responsable de sus decisiones, tiene una concepción de los problemas, como un medio para crecer, aumentando la capacidad de crear su propio camino, lo cual significa que aumenta su libertad.

La libertad

Entender la libertad como la capacidad de tener muchas opciones, no enriquece a la persona, porque en ese caso, el mejor camino sería no elegir nada, lo que representaría, no tener nada. Y el ser humano está dotado de inteligencia para ser dueño de sus propios actos y todo aquello que le haga crecer

Por lo tanto, al elegir amigos, universidad, trabajo, esposa, eliminamos millones de posibilidades y lejos de limitar nuestra libertad, la estamos potenciando.

La economía

Los problemas comienzan a existir en la medida en que aparecen otras personas en nuestro camino, porque es entonces cuando nos damos cuenta que compartimos el mundo que habitamos y que hay cosas que algunos tienen y yo no.

Empezamos a querer y al mismo tiempo a complicarnos la existencia. Nos sentimos más felices en la medida en que tenemos más cariño de nuestros padres, más juguetes, más amigos, más estudios, más reconocimientos, más viajes, más, más, más.

Y el problema es que lo que yo quiero, también alguien más lo quiere, entonces aparece lo que conocemos como mercado y comienza la competencia, que mejora o empeora nuestra convivencia, dependiendo directamente de la calidad de la educación y la integridad de las familias de una sociedad.

Si miramos al pasado, podemos ver que ha sido un largo proceso y que por algún motivo, nos hemos visto en más de una vez superados por las circunstancias.

La sociedad en la que vivimos, es resultado de una serie de guerras causadas por el deseo y la necesidad del poder que adquiere un pueblo gracias a su capacidad de tener (más tierras, más soldados, más riquezas) control sobre un mercado que no le pertenece, porque al ser el mercado propiedad de alguien, pierde su fundamento principal que es la libertad y por lo tanto deja de ser mercado. Pretender ser dueño del mercado, es pretender ser dueño de todas las opciones.

Esa enorme distorsión del concepto de propiedad privada, sigue siendo una enfermedad que paraliza la competencia y la economía misma.

Sin importar en qué plano nos situemos (macro o micro), es indispensable la libertad para la administración de los recursos.

La innovación

Si se promoviera una buena educación basada en los valores desde la familia para una adecuada formación de virtudes en la práctica del esfuerzo, tomando en cuenta que todos estamos de acuerdo en que el ser humano está llamado a ser feliz, independientemente de sus características culturales, y se pone atención a la razón de ser de las personas que -como decíamos antes- es la vida misma, podríamos encontrar la solución en una simple pregunta:

¿Para qué?

No se necesita ser un gurú de la economía para darse cuenta que las barreras a las que nos enfrentamos a la hora de administrar e intercambiar nuestros recursos, son resultado de la falta de sentido en nuestras acciones.

Cuando queremos tener, sólo por poder hacer, pero sin saber para qué, desvirtuamos la capacidad del ser humano de realizarse lo cual, según Maslow y muchos otros, es la necesidad mas importante.

Ese “poder hacer”, cuando está bien dirigido, es el arma más poderosa para crear un entorno adecuado y generar mayores riquezas para las personas.

Actualmente se le conoce como Innovación, a un concepto que humaniza el “poder hacer” anteponiendo el  “saber cómo” y le da sentido, agregando un “para qué”.

Podemos entender a la innovación como; el acto de crear valor para las personas, a través de un proceso inteligente.

Está comprobado que el recurso más valioso de las empresas y de un país, es su capital humano, lo cual se mide entre otras cosas, en la capacidad de innovar de sus personas.

Muchas veces se imponen normas en la sociedad que no tienen sentido, o se promueve la ignorancia porque para algunos es más rentable, aunque no sea sostenible en el tiempo, perdiendo así competitividad y generando riqueza extrema de una minoría e inestabilidad o pobreza para el resto.

Ahora mismo ésto está cambiando. Cada vez somos más los que abrimos camino entre en la incompetencia del silencio y la falsa comodidad de la ignorancia.

Muchos queremos demostrarle al mundo que el ingenio de las personas, junto con buenos hábitos de decisión, alineados a un objetivo común dentro de las organizaciones, es determinante para un desarrollo sostenible de la economía en cualquiera de sus dimensiones.

Y dar sentido a lo que hacemos, para entender que nuestro esfuerzo de levantarnos todas las mañanas, para contribuir al desarrollo de una familia, una empresa, un país y un mundo mejor, vale la pena vivirlo con la misma alegría que siente un deportista, al superar el tiempo que hizo en su última competencia, que es independiente a la posición que obtuvo comparado con los otros atletas.

La diferencia está en ser ágiles, hacer las cosas con sentido y aprender mejor, o como dice el lema olímpico:

Lema olímpico -Más rápido, más alto, más fuerte.

Kung Fu is Not a Science

Moving People to Action

Physics is a science.

Geology is a science.

Chemistry is a science.

What is Science?

“Science: (from Latin scientia, meaning “knowledge”) is a systematic enterprise that builds and organises knowledge in the form of testable explanations and predictions about the universe. In an older and closely related meaning, “science” also refers to a body of knowledge itself, of the type that can be rationally explained and reliably applied. A practitioner of science is known as a scientist.” source wikipedia

Kung Fu Kung Fu Fighting

Kung-Fu is Not a Science

(This post is not really about Kung Fu, it is about Management)

Before we dive into management lets look at Kung-Fu.  Or boxing.  Or WWF Wrestling.  Or rugby.

There might be a man who is studying every book on kung-fu in the library.  He is the most knowledgeable person in the world on the facts, the history, the movement theory, the differences between the…

Ver la entrada original 549 palabras más

Innovación y Diseño… La locura de crear y aprender a vivir, en un mundo que da vueltas.

553732_10151494048080063_1907506982_n

Dicen que el mundo es de los locos y los inadaptados…

          El innovador es loco por hacer las cosas diferente, por creer en cosas que nadie más pensaría en su sano juicio, porque arriesga más allá que cualquier otro, porque cree en sí mismo y tiene más voluntad de la que se necesita para sobrevivir, lleva al límite sus emociones y el único camino es la incertidumbre de un juego, en el cual, aunque pierda siempre gana.

          Seguramente para el loco es una locura no serlo, porque ha aprendido a disfrutar que siendo loco aprende más.

          El diseñador, inadaptado todo lo cuestiona, busca respuestas donde la pregunta es un misterio, nunca está conforme y siempre tiene algo que aportar, se convierte en una compañía que incomoda a quien vive como se les ha impuesto por una cultura de resistencia al cambio, su mayor reto es la comunicación, tratar de explicar lo que ve en su mente aunque no existan aún palabras para definirlo, el autocontrol es necesario para no explotar ante la incomprensión y vencer sus miedos es el estilo de vida que más se le acomoda.

          La única característica que tenemos en común los Ingenieros en Innovación y Diseño, es que todos pensamos diferente. La creatividad nos aleja de las reglas y romperlas se ha vuelto casi necesario. La zona cómoda de nuestra vida no es nuestra prioridad, porque no es tan divertida como cuando nos empujamos a lo extremo y descubrimos la importancia de; “luchar para alcanzar y alcanzar para llegar más lejos”.

          Nuestro legado comienza con el ejemplo, ante una sociedad atrapada entre los miedos, que alcanza a ver algo de luz en los ojos de alguien que inspira a amar la vida y retar nuestra capacidad de ser humanos, lograr la fórmula perfecta que representa el balance entre el cuerpo y la razón, la inteligencia y la emoción, el aventarse para conocer y caer para levantarse con voluntad para aprender.

          Y es precisamente esa voluntad lo que hace a este tipo de loco inadaptado, un elemento que a lo triste da color, lo complejo hace más simple, a lo inútil da valor y para muchos es buen líder, porque ante la tempestad sonríe.

El día de hoy ser un Ingeniero en Innovación y Diseño representa para mí:

“La locura de crear y aprender a vivir, en un mundo que da vueltas”.551646_10151825749855063_411227653_n


Héctor Santiago Ortiz Vivó

Ingeniería de Locos e Inadaptados, cuarta generación.

Deporte para el cuerpo, Universidad para la mente y la Riqueza para el alma. Mi vida para Dios.

-¿Cómo debo vivir mi juventud? ¿Se puede sacar provecho a la energía que tengo y las ganas de salir adelante, sin faltar a mis principios? ¿Tengo la obligación de cumplir sólo con lo que me piden o debo exigirme más cuando sé que puedo hacerlo?-

…¿Para qué me sirve tanto esfuerzo?

La juventud es un tesoro muy valioso. Se puede hablar de este tema en varias dimensiones…(Cuerpo, mente y alma)

“El cuerpo es prestado”

Debemos tener conciencia de que por más años que vivamos y por mucho que nos cuidemos, somos polvo y en polvo nos convertiremos.

Al mismo tiempo y con el mismo grado de conciencia, es preciso saber que todas mis acciones, movimientos y relaciones, las hago a través del cuerpo. Lo necesito para pensar, escribir, hablar y llevar a cabo todos los verbos que en cualquier idioma puedan existir. De hecho lo necesitamos para vivir y también para morir.

La manera correcta de tratarlo, es siendo coherentes con la mente. Es entonces cuando aparece el Deporte, entendiendo por la palabra “De-Porte” -La manera en que portamos nuestro cuerpo-.

Se es coherente en cuerpo y mente cuando viajamos en un vuelo de primera clase (Porque nos sabemos merecedores de ello) y nos movemos de un sitio a otro en un cuerpo “de primera clase” (sano y bien portado). Muchos vamos por la vida buscando y hasta exigiendo comodidades y placeres para el cuerpo, que son contrarios a lo que pensamos. Y por tanto, es común encontrarnos con gente que hace uso de su cuerpo sólo para transportar de un lugar a otro su amueblada cabeza.

Como seres humanos tenemos un deseo ilimitado en un entorno donde los recursos siempre son limitados.

A través del deporte, siendo un medio de formación de virtudes gracias a la alegría del esfuerzo, se aprende a administrar los recursos disponibles para satisfacer el deseo constante del cuerpo. Además desarrollamos habilidades intelectuales y sociales que nos ayudan a integrarnos a diferentes entornos en donde el problema más complejo somos las personas y una manera de empezar a comprenderlo, es conociéndonos a nosotros mismos en esa lucha constante por “ganar” virtudes en el deporte.

El cuerpo para la mente…

La razón, es otro regalo que se nos da por algún motivo únicamente a los seres humanos. Preguntarse porqué nosotros y no cualquier otro animal es importante, pero más aún es preguntarnos para qué.

Es necesario destacar que la mente es como un gran ordenador, que puede almacenar mucha información, que consultamos a lo largo de nuestra vida. Pero igual de necesario es tener claro que en cualquier momento se puede reiniciar y quedar vacío.

Podríamos decir que cuando nacemos, la mente es un libro en blanco y cuando morimos, si corremos con suerte, quedarán algunas páginas, pero nunca el total de su contenido.

Donde se gestiona y se suministra a la sociedad de los contenidos más valiosos, es en la Universidad, que por un lado es tan diversa como las culturas, pero por otro, es la institución con mayor apertura a conocimientos fuera de lo ordinario sin importar geografía, religión, corrientes económicas, etc.

Una Universidad vale más en la medida en que define una identidad propia, sin perder la apertura al conocimiento.

El sentido que tiene entonces la existencia de la mente, es administrar nuestros deseos para mantener un equilibrio entre lo que pide el cuerpo y lo que pide el alma a través de la toma de decisiones.

¿Qué pide el alma?

A diferencia del cuerpo, el alma no muere. Es parte de nuestra esencia desde antes de nacer y puede permanecer presente mientras siga existiendo la humanidad.

Esto tiene sentido porque es el lazo entre nuestra fuente de vida y nuestra coexistencia con el universo en su totalidad.

Cuanto más buscamos y mantenemos una buena conexión con Dios, -que es la fuente de vida-,  mayor satisfacción tendremos de la manera en que vivimos.

Es por eso que lo que pide el alma es, apertura hacia Dios. Al igual que la buena Universidad debe tener apertura al conocimiento -que es para la mente-, el valor de la riqueza personal, depende de el peso que tenga Dios en las decisiones que tomemos, haciendo uso de la razón para crear un mundo mejor a través de las acciones del cuerpo que portamos.

Entonces…

¿Cómo debo vivir mi juventud?

-Disfrutando la oportunidad y entregándome a lo que hago.

¿Se puede sacar provecho a la energía que tengo y las ganas de salir adelante, sin faltar a mis principios?

-Si, viviendo al servicio de la verdad y la libertad a través del desarrollo de virtudes.

¿Tengo la obligación de cumplir sólo con lo que me piden o debo exigirme más cuando sé que puedo hacerlo?

-La persona está hecha para crecer y hacer crecer. La calidad de mi vida depende del esfuerzo por vivir intensamente para crear un mundo mejor.

¿Para que me sirve tanto esfuerzo?

-Al llevar un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, aprendo de mi mismo y crezco para los demás. Por eso es que un buen líder es quien predica con el ejemplo.

Si pretendo ser un buen ejemplo para mi familia, el camino es vivir plenamente una serie de pequeños esfuerzos constantes para construir en mí, paso a paso, una mejor persona.

10341622_10154155701665063_327314651558682424_n

“Quien no vive para servir, no sirve para vivir”.